5 cosas que debes saber de Bruselas antes de venir

Bruselas es una ciudad que no se detiene ante nada. Cada estación del año está llena de eventos, ferias, festivales, conciertos, exposiciones, jornadas gastronómicas y fiestas. Hay tanto que hacer los fines de semana que, a veces, llega a ser agotador y opto por no salir de casa. Todo por no saber elegir.

Y tanta actividad social choca con la imagen que proyecta Bruselas al turismo. Antes de venir aquí, pensaba que era la gris, triste y lluviosa capital de la burocracia. Y en realidad tenía toda la razón, pero pasan tantas cosas interesantes que si no quieres ni lo notas. Bueno, puede que no haya manera de esquivar la lluvia pese a todo. Pero con una mirada optimista, las lluviosas tardes bruselenses te sirven de excusa para dejar de turistear y cambiar las visitas culturales por una cata de cervezas trapistas o de micro cervecería. O para probar su repostería, muy influenciada por la francesa, con un café calentito entre las manos.

un-paseo-por-bruselas-here-and-there-4092

5 cosas que debes saber antes de venir:

Precios: existe un turismo low cost en Bruselas, pero cuesta encontrarlo. La hostelería y las compras en los supermercados no destacan por ser baratas. Los museos y las atracciones son de pago. Existen pequeños trucos y recomendaciones, como en todas partes, pero conviene saber que salvo que quieras pasarte el día caminando y comiendo de bocadillos, no es el destino más barato de Europa.

Medios de transporte: para moverte por Bruselas tienes metro, metro ligero (prémétro), autobús y tranvía. Aunque generalmente vas a poder realizar todas tus visitas a pie. La zona turística está muy concentrada en lo que llaman el pentágono, dentro del ring que forma la carretera que circunvala el centro. Si te alojas cerca del anillo, puede que solo tengas que usar el transporte público más para ver el Atomiun. Si quieres consultar precios o itinerarios, visita la página de la STIB. En su Twiter avisan en directo de las incidencias y tienen una app que puedes usar en tu teléfono.

Horarios: en Bruselas los horarios de comidas se adelantan. La gente come a las 12 del medio día y puedes encontrarte a gente cenando a partir de las 6 de la tarde. Las tiendas suelen abrir tarde, de 10:30 a 11, y cierran sobre las 6:30 de la tarde. Algunos supermercados abren hasta las 10 de la noche, aunque lo normal es que cierren a las 8. Los museos suelen abrir hasta las 5 de la tarde, aunque algunos días tienen horarios ampliados hasta las 6. Pese a esta prontitud, no vas a encontrar problema en encontrar algún sitio abierto para comer algo en caso de emergencia. Aunque si quieres cenar en algún lugar en concreto, a veces da igual lo pronto que llegues. Te recomiendo que siempre vayas con reserva.

Idioma: francés, neerlandés, inglés, español, alemán, italiano, griego… ¿En qué idioma quieres que te atienda el camarero? En Bruselas se hablan ofialmente el francés, el neerlandés y el alemán. Pero es una ciudad de inmigrantes volcada a las relaciones internacionales y el turismo. Es fácil encontrar a alguien que hable inglés o español, o que puedas entenderte con un camarero que chapurrea italiano. Casi todo el mundo es amable y tiene paciencia infinita. Y si alguna vez me ha tocado un camarero un poco desagradable, trato de recordar que se ha dirigido a mí en tres idiomas antes de darse por vencido y empezar a hacerme señas.

Cuándo venir: esta es la pregunta más difícil. De mayo a septiembre sería la mejor época: hay mucha más luz, tienes más opciones de que no llueva y el ambiente en la ciudad es muy de fiesta, de terrazas y de azoteas. Pero tengo que decir que Bélgica está hecha para el otoño. Puede que sea por la luz o puede que sean los colores, pero las ciudades belgas cambian en septiembre y octubre, y para mejor. ¿Entonces descartamos el invierno? ¡Jamás! Desde el 25 de noviembre nos ponemos navideños. Los mercadillos y las calles decoradas se merecen una visita. Hace frío, pero se combate facilmente a base de vino especiado y las contundentes delicias invernales belgas.

Comments

  1. Responder

    Me ha gustado mucho tu post! viajo de vez en cuando a Bruselas por trabajo y, aunque a veces son ida y vuelta en plan relámpago, me encanta leer sobre sitios interesantes de la ciudad!

    1. Responder

      ¡Gracias Cristina! Si te interesa alguna zona en concreto, dime e investigo un poco 😉

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *