Dragør, pueblo pesquero con mucho encanto

Excursión perfecta cerca de Copenhague

Hay algo que me pierde cuando llega el buen tiempo: descubrir pequeños tesoros donde disfrutar de un día de playa, de paseos entre fachadas de colores centenarias y, por supuesto, de un fiskefillet!!  Uno de mis destinos preferidos es Dragør, un pueblo pesquero con mucho encanto muy cerquita de la ciudad.

Dragør siempre aparece incluído en esas listas que recopilan algunos de los pueblos más bonitos de Dinamarca, y razones no le faltan. La mayoria de los lugares que se incluyen no son fácilmente accesibles en transporte público en un tiempo razonable, pero justo Dragør se encuentra muy cerca del aeropuerto, a sólo 12 kilometros del centro de Copenhague, por lo que es bastante sencillo llegar cogiendo el autobus 350S o incluso en bicicleta.

Otro de los motivos por los que su localización resulta interesante es que tiene una perfecta ubicación en el estrecho de Øresund para disfrutar desde la costa danesa del famoso Ørensundbrø (amantes de las series nórdicas, seguro que sabeis de que puente hablo!!).

Dragør fue desde su fundación importante por su actividad portuaria, y este es uno de los motivos por los que aún merece la pena visitarlo, pero además también fue importante durante la Segunda Guerra Mundial porque desde él partieron los barcos a Suecia que lograrón poner a salvo a muchos judios daneses durante la ocupación nazi.

Como en muchos otros pequeños puertos pesqueros daneses, aquí también encontraras un “røgeri”, una pescaderia de ahumados, donde además podrás disfrutar, con un poco de suerte meteorológica en la terraza si el sol brilla, de un “fiskefillet med remoulade” que es uno de esos platos típicos que no hay que irse sin probar.

El otro gran atractivo de Dragør es el de callejear entre sus centenarias fachadas llenas de color, y luego, ya para recuperar fuerzas o poder hacer alguna compra, no tienes más que ir hacia la calle peatonal que atraviesa el centro de la denominada “vieja ciudad” (el centro del pueblo) hasta el puerto.

 

Me encanta Copenhague pero no me canso de repetir que hay vida más allá de la ciudad. Dragør puede ser el plan perfecto para disfrutar de un tipo de vida menos urbanita.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *