Dyrehaven, más que un parque de ciervos

Un bosque que atesora maravilllas

Al norte de Copenhague está situado este bosque de robles centenarios, donde es posible que los ciervos salgan a cruzarse a tu paso. Visita ideal con la luz dorada del otoño. Literalmente Dyrehaven significa “el parque de los ciervos”, más de 2000 son los que viven en él.

Aunque la entrada principal y de más fácil acceso llegando en tren desde Copenhague, se encuentra a escasos metros de la estación de Klampenborg, el Dyrehaven cuenta con numerosas entradas fácilmente identificables por unas características puertas de madera de color rojo. Si tienes dudas sobre como llegar, échale un ojo a nuestro post sobre el funcionamiento del transporte publico.

Aunque está fuera de la ciudad, muchas personas, especialmente durante los fines de semana, aprovechan para acercarse al Dyrehaven a practicar deporte (running, ciclismo o equitación) o disfrutar de un picnic, y esto último, sin necesidad de esperar por el verano o la primavera, es muy habitual ver familias con termos de café descansando después de una guerra de hojas o una batalla de bolas de nieve.

También es posible dar una vuelta por el parque en un coche de caballos, no es Central Park porque no está rodeado de rascacielos pero también tiene un lago, un parque de atracciones (¿cómo te has quedado?) y una playa de diseño (¡va en serio, eh!).

En bicicleta o caminando se puede llegar hasta el “The Hermitage“, el impresionante pabellón de caza de la familia real (advierto: hoy en día lo de la caza es sólo un vestigio del uso que tenía). Un buen motivo para alargar el paseo hasta este edificio es aumentar la posibilidad de ver a los ciervos y gamos que habitan Dyrehaven, ya que es frecuente que se muevan en grupo alrededor de él.

Dentro de los 11 kms² que ocupa el Dyrehaven, está Bakken, el parque de atracciones más antiguo del mundo, inaugurado en 1853. No encontrarás atracciones de vértigo pero si una montaña rusa de madera, además de kioskos y distintos sitios donde comer; es como una gran feria. Sólo esta abierto durante la temporada de verano y no se paga entrada para acceder, sólo si te atreves a subir a alguna de sus atracciones (yo es que soy muy miedosa!!). Fuera de temporada, cuando permanecen las atracciones cerradas, puede también visitarse, personalmente es cuando más me gustaba hacerlo.

Frente al Dyrehaven, al otro lado de la estación se encuentra “Bellevue strandparken“, una de las playas más populares de la ciudad. Este parque les gustará especialmente a los amantes de la arquitectura, ya que es obra del afamado Arne Jacobsen, pero esto lo dejaremos ya para otro día.

 

Dyrehaven, más que un parque de ciervos - Here and there

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *