Jardín Botánico de Berlín, una Maravilla Verde

No se cómo en los siete años que llevo viviendo en Berlín no me había acercado al Jardín Botánico. Pero como bien dice el dicho: nunca es tarde si la dicha es buena, y hace una semana fui. ¿Y sabes qué? ME ENCANTÓ. Sobre todo me enamoraron los invernaderos que tiene. Son increíbles y con un montón de plantas de diferentes países que sin duda es muy difícil verlas juntas en otro botánico.

Este botánico tiene más de 300 años y es uno de los más importantes a nivel mundial. Puedes leer la historia resumida en su página web, porque va pasando por distintas fases de construcción y propiedad.

El Jardín Botánico ocupa un espacio muy grande, por lo que cuando vayas tienes que pensar que le vas a echar unas cuatro horas facilmente. Si quieres llevarte algo para comer, hay muchos bancos para sentarte y hay un restaurante en una de las entradas y una cafetería con algo de comer en la entrada de los invernaderos. El mapa del recinto lo tienes aquí.

Una de las cosas que me gustó mucho fue unos mini invernaderos, micro climas (no se como llamarlo porque no soy experta en el tema) que tienen en la entrada a los invernaderos con plantas más especiales. Mi preferido fue el de arrecife de coral australiano que estaba sumergido en el agua y tenía muchos peces curiosos, como el pez payaso que nunca lo había visto y era más pequeño de lo que me imaginaba.

Aunque hice muchas muchas fotos de dentro del invernadero (pocas de fuera porque había tantas plantitas pequeñas que no sabía cómo captarlas) he tenido que quedarme sólo con alguna para no aburrirte y sobre todo para dejarte con las ganas de ir y verlo tu por tu cuenta.

Para dejar de hablar de los inveraderos, te diré que me apetece mucho ir en invierno a verlos, sobre todo un día que nieve, ya que me parece que tiene que ser precioso el contraste entre plantas tropicales y la nieve por fuera. Si me animo a ir, ya te contaré.

Como curiosidad te diré que en la zona de musgos se puede coger una lupa para poder observar de cerca las diferentes especies. Ah, y los tienen en diferentes superficies para que se vea como crece hasta en un zapato! Me encantó la parte de plantas medicinales que hay, ya que se ven todas las plantas juntas y hay algunas tóxicas (que te las señalan, no te preocupes!).

Cotilleando un poco la página web he visto que se pueden celebrar bodas y cumpleaños infantiles en el Jardín Botánico y me parece un sitio genial tanto para una cosa como para la otra. También hay tours guiados, museo (nosotros no entramos porque ya estábamos muy cansados) y exposiciones temporales.

Como resumen de mi visita al botánico: lo que más me gusto fue los invernaderos, me encantó que sea tan grande y ver tantas especies de plantas y volvería a ir. Te dejo, como en todos los posts, la foto resumen. Esta vez no está tan clara la información porque se llega desde varios sitios, mira la información aquí, el horario depende de la temporada que vayas y de las diferentes partes del recinto, mira aquí, y los precios también. Nosotros eramos cuatro y cogimos un vale de cuatro visitas cangeables a lo largo de un año y las usamos todas el mismo día. Espero que te sirva la información!

MariaWolle

Soy María, ilustradora y diseñadora gráfica freelance.
Llegué a Berlín en 2010 para pasar el verano y aquí sigo. Aunque los inviernos sean fríos y largos, estar aquí merece la pena. Nunca se llega a descubrir del todo la ciudad y eso da vidilla.
Quiero compartir contigo lo que voy descubriendo, me acompañas?

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *