La Riviera danesa, un paraíso de playas en el Báltico

Para visitar no sólo en el verano

Estaba esperando que llegase el calor, me deslumbrase el sol y olvidar incluso el color de las nubes para hablar de la Riviera danesa pero se acerca peligrosamente el otoño y por aquí tenemos la sensación de que nos deben un verano.

Recuerdo perfectamente la primera vez que descubrí que la costa norte de Sjælland era conocida con esa denominación. Recuerdo especialmente que antes de llegar pensaba que quizás los vikingos se hubiesen venido un poco arriba con la calificación. Y por supuesto, recuerdo, que una vez allí, me pareció que lo único que le faltaba eran unos cuantos días más de sol al año.

La Riviera danesa geográficamente abarca más de 230 km. de costa desde la bahía de Sejerø hasta el estrecho de Ørensund, comprende todo el norte de la isla, desde Sjællands Odde hasta Helsingørg. Obviamente, con esta extensión, son numerosas las playas que visitar, así que únicamente compartiré tres de mis localizaciones preferidas: Tisvildeleje, Rågeleje y Hornbæk.

Algo que tienen un común todas ellas es que están situadas en pueblos con encantos llenos de impresionantes sommerhus (segundas residencias vikingas -“de verano”- situadas en la costa) y que son el perfecto lugar para hacerte con un buen puñado de postales bálticas.

Tisvildeleje

Está situado a unos 60 km. de Copenhague. En coche con las limitaciones de velocidad danesas te llevará unos 50 minutos llegar, también es posible llegar en transporte público pero te llevara como mínimo una hora y media y necesitaras hacer transbordo. (Aprovecho para comentar que Rejseplanen es la app que debes utilizar cuando viajas a Dinamarca y quieres utilizar transporte publico).

Entre los principales motivos por los que creo que merece la pena visitar Tisvildeleje están: su playa kilométrica de arena blanca y fina, las beach huts de colores en las dunas que son casi un mini pueblo y un montón de sitios de esos Pinterest donde comer, descansar o hacer alguna compra.

Rågeleje

Está playa a medio camino entre las otras dos recomendaciones es peculiar porque es una playa de roca. Pero de nuevo sus beach huts rayados y la luz maravillosa para disfrutar de atardeceres son motivo suficiente para incluirla.

Llegar en coche desde Copenhague vuelven a ser unos 50 minutos, hacerlo en transporte publico puede alargarlo hasta las dos horas o más, aquí los transbordos incluyen tiempos de espera. La recomendación es visitarlo sólo si se tiene coche, disfrutando de la carretera de la costa y después de un día de playa en Tisvildeleje o antes de Hornbæk.

Hornbæk

Es uno de mis lugares preferidos, el sitio que quizás más he visitado y no sólo durante los días de verano. Situada a unos 50 minutos en coche desde Copenhague y poco más de una hora en tren, seguramente de las tres opciones ésta sea la más accesible.

De nuevo una playa kilométrica de arena blanca, de agua cristalina, segura porque no hay una una sola ola y hasta con chiringuito. Un pequeño pueblo perfecto para callejear entre sus casas centenarias, con cafés, restaurantes, heladerías y probablemente una de las mejores panaderías de Dinamarca. Un puerto donde poder comer un buenísimo fiskefillet o unas fantásticas fiskefrikadeller, siempre con pan negro y sabrosa mantequilla y con salsa remoulade, para que nadie diga que no le has dado una oportunidad a la comida danesa.

Y como la Riviera danesa va de este a oste, siempre puedes empezar o terminar el día en Helsingørg siguiendo algunas de las recomendaciones que ya compartimos.

Un último consejo: intentar adaptarse a la climatología y recordar que en Dinamarca el hombre del tiempo lo tiene siempre difícil!!

Comments

  1. Responder

    Hola Verónica. Me encanta leeros a las tres porque por motivos familiares he viajado bastante ” hacia el norte” . Estos lugares donde los veranos parecen primaveras y siempre se agradece un poco de sol. He visitado Helsingorg, precioso. Y no hace ni un mes estuvimos en la isla de Ruger en Alemania. Tus fotos me han transportado a este mar, el Báltico, tan apacible, tan absolutamente llano y casi sin sal !.
    Espero con ansia todas y cada una de vuestras recomendaciones, para futuras visitas.
    Un beso

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *