El mirador de la Place Poelaert

No es la primera parada en mi ruta turística cuando tengo visita, pero sí que es uno de los imprescindibles del paseo. Si vas a visitar los sitios más conocidos de Bruselas y no hay niebla, te recomiendo subir la colina hacia la plaza de Poelaert y ver la ciudad desde lo alto.

Desde la base del monumental – y hasta monstruoso – Palacio de Justicia, se pueden ver la aguja del Ayuntamiento de la Grand Place, la basílica del Sacre-Coeur, los edificios acristalado del World Trade Centre y los destellos que lanza el Atomiun en el horizonte. Pero también se aprecia todo el caos y la variedad del urbanismo bruselense.

El mirador es un punto de encuentro, y no solo de turistas. Los locales suelen reunirse allí al atardecer a tomar una cerveza sentados sobre la barandilla. Pero no solo os lo recomiendo para ver ponerse el sol. Las mañanas soleadas la vista llega al mismo límite de la ciudad y de noche puedes ver Bruselas iluminada.

En uno de los laterales del mirador está el ascensor de cristal que salva el desnivel desde la parte alta hasta el barrio de Le Marolles, el barrio obrero reconvertido en el de anticuarios y brocantes. Puedes usarlo de manera gratuita de 7 h. a 23.30 h. Y aunque no creas que necesitas ahorrarte el paseo, te recomiendo que lo uses y disfrutes de las vistas desde la pasarela y de la bajada.

pequenalo

Me llamo Marta y llevo 2 años en Bruselas. Soy diseñadora gráfica y redactora freelance y hago muñecos de tela. Vivir en Bruselas es acostumbrarse al caos y a los imprevistos. Es una ciudad en la que más del 70% de su población la formamos inmigrantes, que aprovechamos todo momento de ocio para llenar las terrazas, los restaurantes o las ferias y festivales urbanos que se celeban casi cada semana. ¿Te cuento más?

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *